domingo, 18 de julio de 2010

DEBATE, página 5. A propósito del debate sobre un artículo de Héctor Abad. Por Carlos Vidales. Julio 18, 2010.

.
-
EL DEBATE (Archivo):
-------
.
Nota marginal
A propósito del debate sobre un artículo de Héctor Abad *
Estocolmo, 2010-07-18.
Para: Tertulia White y NTC ... . CC: Gabriela Santa y Héctor Abad.
.
*(Julio 19, 2010. 12:08 PM: Ver 4 nuevos mensajes de AMV y CV, más adelante)

Durante los últimos días he estado pensando que el debate suscitado por un artículo de Héctor Abad sobre la maravillosa colección de libros del Sr. Bernardo Mendel se ha enfocado fuera del centro del asunto: un riquísimo patrimonio cultural que fue a parar a manos de una universidad extranjera por culpa de la negativa de la Biblioteca Nacional de Colombia a aceptarlo como donación de un extranjero.

En efecto, dos afirmaciones al pasar de Héctor Abad fueron los elementos detonantes del debate: la primera, que Germán Arciniegas y Enrique Uribe White fueron, o son, dos escritores “mediocres”; la segunda, que fueron ellos los responsables, posiblemente por antijudíos, del estúpido rechazo, y no los ministros de educación y directores de la Biblioteca conservadores, que ocuparon sus cargos desde 1946 hasta 1950 (y fueron muchos, varios de ellos de reconocida militancia fascista). Héctor Abad se retractó de la primera de esas afirmaciones; la de menor importancia, sin duda, porque el calificativo de “mediocre” asignado a un escritor es una opinión, un juicio de valor, y cada cual puede tener la opinión que le plazca sobre el asunto. Que exista la obligación ética de fundamentarla es otra cosa, pero habiendo retirado Héctor Abad ese concepto, nada más hay que agregar aquí.

En cuanto al presunto carácter de antisemitas, o antijudíos, de Germán Arciniegas y Enrique Uribe White, Abad prefirió dejar en suspenso su retractación hasta averiguar, por sí mismo, qué había de fundamento en tal insinuación. Yo guardé silencio entonces, aunque me pareció extraño que tal cosa se haya expresado sin tener en la mano pruebas para sustentarla. Pensé entonces, como ya he dicho, que el centro y lo fundamental de todo el contexto era la inmensa pérdida que había sufrido Colombia con la salida de tan valioso tesoro cultural, salida que, por lo demás, se produjo durante el siniestro gobierno fascista de Laureano Gómez, con violación flagrante de las leyes de la república sobre el extrañamiento de bienes culturales.

Sin embargo, a medida que han pasado los días me he dado cuenta de que lo verdaderamente importante, en realidad, es el tema que ha ocupado todo el debate sobre el artículo de Abad: ¿Fueron Germán Arciniegas y Enrique Uribe White antijudíos? ¿Hay pruebas de ello? Y si no las hay ¿cómo es posible que un escritor difunda esta especie y, luego, se reserve el derecho de retractarse solamente después de averiguar si lo que dijo era cierto o no?

Y este es el tema central, sencillamente porque se encuentra en el centro de la trama de degradación que vive la sociedad colombiana. Se dicen cosas sobre honras ajenas con la soltura y la ligereza que una impunidad generalizada garantiza a quien las dice, sea un simple lector de periódico o un connotado columnista. Si el 98 por ciento de los asesinatos que se cometen en nuestro país quedan sin que jamás se castigue a los culpables, nada menos que el 100 por ciento de las afirmaciones injustas y lesivas al honor de las personas quedan en la impunidad absoluta, relegadas al espacio siempre pantanoso y laberíntico de los “debates”.

Es aquí donde lo que Aníbal Ponce llamaba “la inteligencia” tiene un papel fundamental que cumplir. La inteligencia debe ser guardiana de una ética de procedimientos: averiguar y verificar los hechos antes de lanzar juicios que afectan el honor de terceros, retractarse prontamente y sin condiciones cuando se lanzaron juicios no fundamentados y mantener el equilibrio y la mesura cuando la pasión invita a adjudicar intenciones o motivos.

Toda la obra de Germán Arciniegas está llena de expresiones de reconocimiento y simpatía hacia el pueblo judío y su cultura. Bastaría recordar que durante décadas fue, de todos los ensayistas colombianos, el más entusiasta propagador de la idea de que América (y en ella, Colombia), se formaron étnica y culturalmente con el concurso de judíos que arribaron al Nuevo Mundo ya en el primer viaje de Colón; que propuso con vigor la hipótesis de que el propio Colón era judío converso; que en su magistral ensayo histórico sobre Jiménez de Quesada defendió el carácter de judío converso del fundador de Bogotá y de muchos de los hombres de su hueste; que escribió innumerables artículos en el país y en el extranjero, sobre la contribución de los judíos a la formación de las culturas hispanoamericanas; que fue embajador en Israel, no por casualidad, y que allí dejó amigos, lectores y admiradores que lo recuerdan con afecto.

En cuanto a Uribe White, su nombre está registrado en la Historia del Partido Comunista de Colombia como miembro activo, desde las filas liberales, de las asociaciones antifascistas y de solidaridad con los judíos, ya desde la década de 1930; firmó, con centenares de intelectuales, el manifiesto a favor de la República Española y en contra del alzamiento falangista, en 1936; y mantuvo, en la vida pública y privada, relaciones de entrañable amistad con muchos de los judíos refugiados en Colombia.

No hay, pues, ni la sombra de un indicio de antijudaísmo en las vidas de Germán Arciniegas y de Enrique Uribe White y, por el contrario, hay pruebas contundentes e irrefutables de sus actividades antifascistas y de solidaridad con el pueblo judío. Podría incluir aquí recuerdos personales, de mi infancia, porque mi padre fue muy activo también en esas luchas; pero quiero ceñirme a los hechos fácilmente comprobables por cualquier lector que desee investigarlos por sí mismo.

Lo que queda en pie, y este es el centro de la cuestión, es que en Colombia se sigue matando, sea con la motosierra o la pistola, sea con el teclado del computador. Que veinte mil libros valiosos, o cien mil, hayan salido del país para quedar en manos de una institución extranjera, es muy doloroso, pero es mucho menos doloroso y mucho menos trágico que nuestro hábito inveterado de matar al prójimo, de hecho o de palabra. Mientras continuemos con estas prácticas y estas conductas, seguiremos estando donde estamos: en la violencia.

Entretanto, los documentos que NTC …* está reuniendo con el concurso de varios compatriotas, servirán para iluminar y esclarecer episodios muy importantes de nuestra historia reciente. El lector atento podrá encontrar en ellos las claves de las luchas de ideas y de principios que se libraron durante el siglo pasado, y qué grupos y personas se alinearon en una o en otra trinchera y, lo que es más importante, encontrará en ellos los fundamentos para formarse su propio criterio.

Yo espero sinceramente que Héctor Abad se retracte sin reservas de su insinuación de antijudaísmo con respecto a Germán Arciniegas y Enrique Uribe White, y que lo haga no solamente por la honra de estos dos compatriotas, sino también (y tal vez principalmente) como una contribución al empeño que la inteligencia colombiana debe hacer para erradicar métodos y estilos que perpetúan nuestras actitudes de confrontación, negación del otro y destrucción de la integridad ajena.

Estocolmo, 2010-07-18

Carlos Vidales, cvidales6@gmail.com
http://hem.bredband.net/rivvid/ , http://luisvidales.blogspot.com/ , http://losimportunos.wordpress.com/
----
* NoTiCa de NTC ...: publicados en este blog dedicado a Enrique Uribe White.
++++++
.
De: Gabriel Ruiz / NTC ntcgra@gmail.com
Fecha: 18 de julio de 2010 08:27
Asunto: Gracias! Excelente, contundente y esclarecedor! ¿Lo podemos blog-publicar? Fwd: Nota marginal
Cc: GABRIELA SANTA y Hector Abad
.
Gracias!, Maestro Carlos.

Excelente, contundente y esclarecedor! Hacía ya rato me venían dando vueltas en la cabeza estas pertinentes y precisas ideas sobre este asunto con el fin de publicarlas y de enviarlas a El Espectador. Para fortuna mía y de la necesaria orientación de este "pantanoso y laberíntico debate" llega tu ordenado y conceptuoso texto. Y, sin duda, sobre los lineamientos e ideas fundamentales que expones habrá que seguir trabajando con "la inteligencia" (Poncesiana).

Creo, contigo, que lo fundamental, “… Lo que queda en pie, y este es el centro de la cuestión, es que en Colombia se sigue matando, sea con la motosierra o la pistola, sea con el teclado del computador. … , pero es mucho menos doloroso y mucho menos trágico que nuestro hábito inveterado de matar al prójimo, de hecho o de palabra. …”

Y, respecto a Abad, y a sus afirmaciónes, disculpas y pedidos de perdón, es intolerable que se "reserve el derecho de retractarse solamente después de averiguar si lo que dijo era cierto o no”. Su ignorancia e irresponsabilidad no lo facultan para sostener su calumnia y lo obligan a retractase de ella. Esto ya lo habíamos planteado y publicado*.

Creo, además, que la utilización positiva del "debate" nos debiera conducir a medio sacar de "el olvido que seremos" a esos dos grandes y ejemplares seres humanos que fueron GA y EUW, a repasar y re-pensar la Historia y a continuar, sin tregua nuestras modestas labores como contribuciones "al empeño que la inteligencia colombiana debe hacer para erradicar métodos y estilos que perpetúan nuestras actitudes de confrontación, negación del otro y destrucción de la integridad ajena", como magistralmente lo dices al final de tu texto.
.
Ojalá HAF nos ayude en esto y ponga en ello, y en la investigación de las vidas de GA y EUW, tanto empeño y dedicación como lo hizo con su famosísimo y leidísimo libro sobre su padre ("El olvido que seremos") y las abundantísimas pesquisas, trabajo, tiempo y viajes que desplegó en el asunto de los sonetos "de Borges" (¿o de HAT?) que luego llevó a bello y sugestivo libro ("Traiciones de la memoria". Allí: Un poema en el bolsillo. Del Prólogo: Cuando uno sufre de esa forma tan peculiar de la brutalidad que es la mala memoria, el pasado tiene una consistencia casi tan irreal como el futuro.). Es nada, o casi nada, la autoría de un soneto comparado con la honra de dos personas, en este caso GA y EUW. Sin duda será de esperar un nuevo libro de HAF sobre sus investigaciones y estudio de estos dos personajes. Quizás éstos como su padre ( 1 ) :
... /
Como era liberal,
se decía cristiano y comunista
porque amaba a los pobres,
porque sufría con el sufrimiento.
Mi padre vacunaba por las selvas,
daba horas y horas y más horas de clase
en la universidad y también en las cárceles,
participaba en marchas de protesta
empuñando con furia sus pañuelos blancos
y publicaba artículos en los periódicos
diciendo el nombre de los torturadores,
«capitán tal, sargento hijo de tal»,
denunciando secuestros,
asesinatos y desapariciones.
..../
Seguiremos en contacto, abrazo, Gabriel / NTC …
-----
* Mail (8 de julio de 2010, 19:36) para HAF de NTC/GRA:
.... Sin embargo, respetuosamente, opinamos que nos parece que mientras Usted investiga "más a fondo el antisemitismo colombiano de los años 30 y 40 del siglo pasado" y se convence "de que en el rechazo a la biblioteca Mendel no hubo ningún asomo de antijudaísmo" para retirar su "hipótesis de que en aquella triste decisión haya intervenido esa forma tan peculiar del racismo que es el antisemitismo" deja un gran manto de duda sobre los dos implicados. A no ser que Usted fundamentara las bases y fuentes de "su hiptótesis".Creemos, de otro lado, que sus manfestaciones sobre el asunto se deberían hacer de manera pública en su columna tal como apareció lo que ha causado la polémica. ..."
+++++
.
De: Ana Mercedes Vivas
Fecha: 18 de julio de 2010 19:29
Asunto: Re: Re: Gracias! Excelente, contundente y esclarecedor! ¿Lo podemos blog-publicar?
Para: NTC ntcgra@gmail.com
Apreciados amigos:

Yo ya me perdí.
Abad se retracta de la acusación de antisemitismo en su columna Mea Culpa:

"Pero en la indignación que me dio enterarme de esa estupidez, dije dos estupideces: que Arciniegas y Uribe White eran mediocres -y no lo son ni lo fueron- y además insinué, sin tener pruebas, que su negativa a recibir los libros de Mendel podía ser un acto antisemita. Parientes, amigos y admiradores de estos dos intelectuales me han señalado que esta acusación es injusta e imposible. Que ambos, y en particular Arciniegas, fueron amigos e incluso defensores de los judíos durante la Segunda Guerra Mundial. Que Arciniegas fue amigo de Stefan Zweig (intentó incluso que le dieran una visa), embajador en Israel y redactor de una guía para conocer este país. En fin, mi insinuación no tenía sentido. Por mi culpa, por mi culpa, por mi grandísima culpa. Les pido perdón a los interesados y en general a los lectores."

Por qué Carlos Vidales dice que No lo hizo, el 18 de julio.

"En cuanto al presunto carácter de antisemitas, o antijudíos, de Germán Arciniegas y Enrique Uribe White, Abad prefirió dejar en suspenso su retractación hasta averiguar, por sí mismo, qué había de fundamento en tal insinuación."

Eso no es cierto. Abad dice que cometió dos estupideces.

Lo que falta es saber por qué se rechazó el fondo Mendel. Sobre dicho asunto estoy investigando.
En fin, a ver cómo salimos de este lío.
Un abrazo, amv
--------
.
De: Carlos Vidales , cvidales6@gmail.com
Fecha: 19 de julio de 2010 07:24
Asunto: Héctor Abad se retractó … . Presento disculpas.
Para: NTC ...

Efectivamente, Héctor Abad se retractó y yo cometí una injusticia al no reconocerlo. Presento disculpas. Se me enredaron las anotaciones que tenía desde mi correspondencia inicial con Abad y ahora se ha sumado a esto la imposibilidad técnica de comunicarme con él y con NTC a través de mi correo habitual. Mi operador de correos tiene problemas con los servidores.

Ya ven, uno puede cometer graves injusticias incluso cuando está rompiendo lanzas por la justicia.

Solamente queda pedir a NTC que retransmita esto a Héctor Abad, porque, como he dicho, tengo mi cuenta de correo prácticamente en estado de desgracia.

Carlos Vidales
....
Nota de Gabriel Ruiz y NTC ... : Presentamos también disculpas, en lo pertinente. Y esto en consideración a lo que expresamos en nuestra respuesta el 8 de julio de 2010, 19:36 al primer mensaje de HAF (y antes de su segunda columna del 12) . No cabe duda sobre lo expresado por Vidales en cuanto que "las opiniones sobre la degradación de la sociedad colombiana siguen en pie. Y sigue en pie la crítica al hecho de lanzar una insinuación y luego decir que va a averiguar si hay fundamento o no para tal insinuación. Y sigue en pie la convicción de que esto no vale solamente para Héctor Abad sino para todos. Es un problema de la sociedad colombiana, no es un problema de una persona.”
++++++
.
Para: Hector Abad
De: Carlos Vidales, cvidales6@gmail.com
Fecha: Estocolmo, 19 de julio de 2010, 08:13
Asunto: Mis injusticias

Estimado Héctor Abad:

Acabo de cometer contra usted una injusticia muy grande y por ello le pido disculpas. Lo hago a través de esta cuenta de correo porque mi cuenta habitual ha quedado cortada desde el sábado debido a problemas técnicos de la firma operadora.

El hecho es el siguiente: en reciente nota sobre el debate que nos ha ocupado en los últimos días (desde el 4 de julio), dije que usted no se había retractado de la insinuación sobre el presunto antijudaísmo de Germán Arciniegas y Enrique Uribe White. Pero, como usted sabe mejor que yo, usted sí se retractó en su columna de EL ESPECTADOR (12 de julio) en estos términos:

"Parientes, amigos y admiradores de estos dos intelectuales me han señalado que esta acusación es injusta e imposible. Que ambos, y en particular Arciniegas, fueron amigos e incluso defensores de los judíos durante la Segunda Guerra Mundial. Que Arciniegas fue amigo de Stefan Zweig (intentó incluso que le dieran una visa), embajador en Israel y redactor de una guía para conocer este país. En fin, mi insinuación no tenía sentido. Por mi culpa, por mi culpa, por mi grandísima culpa. Les pido perdón a los interesados y en general a los lectores."

¿Cómo, y de dónde saqué yo que usted no se había retractado? Sencillamente se me enredaron las anotaciones que desde el primer día de este debate venía yo reuniendo. Tanto en nuestra correspondencia privada como en una carta suya publicada en NTC, decía usted (8 de julio):

"Esta polémica, que yo mismo he desencadenado, me lleva a prometer lo siguiente: Voy a investigar más a fondo el antisemitismo colombiano de los años 30 y 40 del siglo pasado. No puedo no creerles a quienes afirman que tanto Arciniegas como Uribe White no tenían para nada esas inclinaciones de las que sí padecieron gravemente Laureano Gómez y Luis López de Mesa. Si me convenzo de que en el rechazo a la biblioteca Mendel no hubo ningún asomo de antijudaísmo, retiraré mi hipótesis de que en aquella triste decisión haya intervenido esa forma tan peculiar del racismo que es el antisemitismo."

Y fue este mensaje el que se me quedó en mis apuntes y en la memoria, molestándome como una piedrita en las alpargatas. Cuando, en pleno proceso de escribir mi reciente comentario, el colapso de mi cuenta de correos (y probablemente, también, alguna trampa del subconciente) me produjeron una fea distracción selectiva: recordé el mensaje suyo del 8 de julio, que acabo de citar, y olvidé su columna del 12 julio, que he citado más arriba.

Me apresuro, pues, a pedirle disculpas y a corregir mi reciente nota: usted si se ha retractado, efectivamente y sin reservas, de la insinuación de antijudaísmo atribuido a Germán Arciniegas y Enrique Uribe White, motivo de todo este debate.

Reciba mi saludo cordial y respetuoso.

Carlos Vidales

PS/ Va con copia a NTC y Gabriela Santa, destinatarios también de mi texto de referencia.
--
Carlos Vidales, http://losimportunos.wordpress.com/ , http://luisvidales.blogspot.com/ , http://hem.bredband.net/rivvid/
++++++
.
De: Halim Badawi **, halimbadawi22@gmail.com
Fecha: 19 de julio de 2010, 13:12
Asunto: Sobre la biblioteca de Bernardo Mendel.
Para: tertuliawhite@gmail.com, ntcgra@gmail.com


Cordial saludo:

Soy el autor del
artículo que han citado ( 1 ) relativo a las bibliotecas de Bernardo Mendel y Nicolás Gómez Dávila (publicado por la Revista Interamericana de Bibliotecología, vol.30 no.1 Medellín Jan./June 2007, "Apuntes para una biblioteca imaginaria: valor patrimonial y situación legal de las bibliotecas de Bernardo Mendel y Nicolás Gómez Dávila" ).

Me había mantenido al margen de la discusión detonada por Héctor Abad Faciolince sobre la biblioteca de Bernardo Mendel. Siempre me ha parecido que lo más importante de esta historia es la lección para Colombia que, infortunadamente, aún no ha sido aprendida, más que si (por este hecho puntual) "fueron" o "no fueron" mediocres dos personas, una discusión que cae en generalizaciones y juicios morales no pertinentes. En este marco, primero que todo habría que definir la mediocridad, asunto en el cual prefiero no introducirme.

Voy a referirme puntualmente al asunto de la biblioteca de Bernardo Mendel y el proceso de escritura del artículo relativo, ya que creo, podría brindar luces para aclarar esta discusión. Aprovecho la oportunidad para contar lo siguiente:

- Mi artículo fue escrito entre los años 2004 y 2006, por lo que he omití nuevos descubrimientos relacionados con la biblioteca de Bernardo Mendel. De la misma forma, mi postura ha variado un poco: en el artículo recuesto la carga de responsabilidad de la exportación de la biblioteca sobre Bernardo Mendel. Ahora, aunque no desconozco la responsabilidad de Mendel, tiendo a ser más crítico con el Estado. No con Germán Arciniegas o con Enrique Uribe-White, sino con el Estado, con sus políticas culturales y la efectividad de las mismas.

- En el proceso de construcción del artículo, escribí a Mauricio Pombo en dos oportunidades con el ánimo de hacerle unas preguntas. Encontré una dirección de correo Internet, pero posiblemente estaba inactiva, ya que Pombo no contestó mis mensajes. Mi intención era hablar con Pombo para que me contara sus fuentes para escribir el artículo sobre Mendel publicado por la revista "La Tadeo". El episodio del rechazo de Germán Arciniegas y Uribe-White a la donación de Mendel no lo he encontrado documentado en revistas de la época, en el Ministerio de Cultura, en el Archivo General de la Nación o en el archivo de Germán Arciniegas conservado por la Biblioteca Nacional de Colombia. Es más, ni siquiera conozco la fecha exacta del rechazo de la donación. Por ello, creí que Pombo podría facilitarme las fuentes primarias o secundarias, o remitirme a algún archivo familiar (el de Uribe White por ejemplo) o público (BLAA, Biblioteca Nacional, etc.).

Por lo anterior, no sé a ciencia cierta si la historia del rechazo es tradición oral recogida por Pombo, o construida a partir de fuentes escritas. Me parece que este tema debe superar el carácter de corrillo que tiene en la opinión pública y de acusación (sobre Arciniegas y Uribe-White) que tiene en los medios.

- He escuchado en círculos intelectuales bogotanos, desde hace años, el carácter presuntamente antisemita del rechazo a la donación. Sin embargo, nunca he encontrado fuentes escritas que permitan hacer tal afirmación. Ni siquiera la mención hecha por Pombo refiere a antisemitismo.

- Por lo tanto, lo que pruebo en mi artículo a partir de fuentes bibliográficas y documentales fiables son dos hechos concretos: la conformación de la colección por Bernardo Mendel en Colombia, y, su salida del país y adquisición por The Lilly Library (en el proceso de edición del artículo por la Revista, decidieron omitir una nota al pie en donde yo reconocía que, a pesar de haber revisado varios archivos públicos, nunca había encontrado, salvo la cita de Pombo, documentación sobre este hecho).

- Nunca encontré pruebas fehacientes de una relación tirante o complicada entre Uribe-White y Mendel. Incluso participaron juntos en la Exposición del Libro de 1942 (en la Biblioteca Nacional), ambos como bibliófilos. También Uribe-White prologó una edición facsimilar de las "Cartas de Vespucio" de 1507, un libro prestado para tal fin por Bernardo Mendel. Curiosamente, la edición fue hecha por la Biblioteca Nacional de Colombia. Además, si mi memoria no me falla, encontré hace poco una breve mención hecha por Uribe-White sobre Mendel, en donde Uribe-White reconoce la importancia de la biblioteca de Mendel, menciona su compra por una "universidad extranjera", y no reprocha, juzga, menciona o reconoce su propio papel en esta decisión.

- En medio de la extensa discusión reciente, me pareció leer un comentario de Abad Faciolince en donde afirma que la denuncia original sobre la biblioteca Mendel era de Pombo. Creo que el asunto es más complejo: Existen dos denuncias diferentes, no una denuncia primera y otra secundaria, sólo diferentes. Es decir, una denuncia es la de Pombo, quien cuenta el caso y llama a la opinión pública. Yo, por mi parte, denuncio concretamente la necesidad del Estado de estudiar la posibilidad de pedir internacionalmente, a través de los mecanismos necesarios, la devolución parcial de la biblioteca Mendel. Mi denuncia intenta impulsar acciones en el territorio de lo jurídico. De la misma forma, intento construir el itinerario de la biblioteca Mendel, por primera vez, a partir de fuentes primarias y secundarias (explícitas a lo largo de mi ensayo), ya que en ese momento consideré que toda denuncia debe partir de una revisión de los hechos concretos (pensé que mi artículo podría ayudar a construir esa revisión).

- Más allá de lo anterior, mi intención con el artículo era despertar una discusión sobre el papel del Estado colombiano en la construcción del patrimonio documental y bibliográfico nacional. En este momento, debo hacer mención a cuatro asuntos pivotes:

1) Reclamación internacional: No son nuevas en el mundo las reclamaciones patrimoniales: Grecia reclamando los mármoles del Partenón, las reclamaciones por el tesoro del Troya, la demanda del estado de Israel por la propiedad del archivo de Franz Kafka, etc. Creo que no sería impertinente (al menos jurídicamente) pensar en la posibilidad concreta de que Colombia reclame tres grandes acervos puntuales: las láminas de la Expedición Botánica, el Tesoro de los Quimbayas y la biblioteca de Bernardo Mendel.

2) Responsabilidad patrimonial de los entes municipales: En Bogotá, la responsabilidad de conservación del patrimonio bibliográfico no la está cumpliendo Biblored, ya que esta entidad no recibe en donación o compra bibliotecas con caracter patrimonial. No hay un sólo espacio en los cuatro grandes edificios de Biblored que albergue este tipo de patrimonio. Estas bibliotecas sólo reciben material nuevo, "actual" (concepto discutible en las ciencias humanas y en las artes) e impoluto. Biblored ha huido de su responsabilidad con el patrimonio bibliográfico de Bogotá, y ha delegado tácitamente esta responsabilidad a la Biblioteca Luis Ángel Arango, a la Biblioteca Nacional de Colombia y a algunas bibliotecas universitarias (Nacional, Andes, Javeriana, ...). En este sentido, hace unos meses ofrecí, como intermediario, una donación de 5 mil libros de una valiosa colección privada al nuevo y flamante Centro Cultural Biblioteca Pública Julio Mario Santo Domingo (en Suba) y recibí un rechazo fehaciente basado en las "políticas de la entidad" (no recibir libros antiguos).

3) Monopsolio en la adquisición del patrimonio bibliográfico y documental: La única institución pública del país que compra de manera sistemática, financiada y responsable patrimonio documental y bibliográfico es la Biblioteca Luis Ángel Arango. Instituciones como la Biblioteca Nacional de Colombia viven del depósito legal y de las donaciones, ya que las compras representan un porcentaje mínimo de las adquisiciones. Un caso similar ocurre con el Archivo General de la Nación. Esto lleva a una situación de monopsolio del Banco de la República, por lo que esta institución termina estableciendo un espectro de precios en el mercado de libros y documentos de segunda mano. Esta situación se corregiría con un presupuesto para adquisiciones (con tablas de precios más flexibles y programas de adquisiciones), autónomos para cada entidad, en otras instituciones públicas y privadas del país.

4) Prohibición de exportación - Expropiación - Incautación: Pondré un ejemplo relacionado con el patrimonio arqueológico. Durante estos años, la propiedad de todos los bienes arqueológicos se transfirió al Estado (aunque los particulares pueden conservarlos como "tenedores"). Creo que esta legislación es un arma de doble filo, ya que, más allá de sus beneficios, ha llevado a tres situaciones concretas: (i) una expropiación disfrazada (por parte del Estado) de los bienes arqueológicos, constituyendo una limitación a la propiedad privada (si yo, en una cueva de mi finca encuentro un precolombino, ¿es mío o del Estado?, o si yo, en mi finca conservo con mi dinero y mi espacio precolombinos encontrados en mi finca hace cien años ¿son míos o del Estado?); (ii) la ausencia de un mercado arqueológico nacional, ya que estos bienes no pueden venderse dentro del país, lo que desestimula el coleccionismo privado (que tradicionalmente se constituye en la fuente de museos y colecciones públicas), así como el coleccionismo público, ya que los museos no pueden comprar; (iii) la estimulación tácita del tráfico ilícito de bienes arqueológicos, ya que los precios que no se pagan en Colombia, sí los paga el mercado internacional (y con creces).

Conozco una importante colección de precolombinos perdida en baúles, ya que sus dueños creen que no vale nada (uno de los efectos de esta legislación).

Pongo el ejemplo del patrimonio arqueológico porque creo que, algunos administradores de archivos públicos, desearían la anterior situación para todos los objetos culturales posibles (arte, antigüedades, archivos, bibliotecas, etc.), situación que terminaría por tener un efecto contrario al deseado. A pesar que no existe una legislación similar para archivos, sí es cierto que algunos archivistas, incluso, han intimidado a comerciantes de documentos antiguos, llevando a un miedo generalizado en algunos sectores del mercado, ya que se cree, de forma errónea, que los documentos antiguos en el mercado provienen, en su mayoría, del robo a archivos públicos, una gran falacia que repiten una y otra vez, generalizando y sin pruebas, algunos archivistas de instituciones estatales o distritales.

Un saludo,

Halim Badawi **
Bogotá D.C. - Colombia
-------
Nota de NTC ...: En la revista aparece: ** Estudiante de Arquitectura, Universidad Nacional de Colombia. Monitor Exposiciones Temporales del Museo de Arte de la Universidad Nacional de Colombia. Bogotá, Colombia. halimbadawi22@gmail.com .
Actualizado a Julio 19, 2010: Halim Badawi. Investigador colombiano, miembro del colectivo Taller Historia Crítica del Arte y asistente de investigación de la Maestría en Artes Plásticas y Visuales de la Universidad Nacional de Colombia, interesado en el estudio de la historia del coleccionismo en Colombia y América Latina (especialmente entre los siglos XIX y XX), los archivos privados de arte (moderno y contemporáneo) y la bibliografía artística (publicaciones periódicas, libros 'de artista', etc.). Escritor de las revistas "Errata" y "Arte al día", y autor y coautor de más de veinte artículos y capítulos de libros, dentro de los que se destacan: “El coleccionismo de arte en Colombia durante La Regeneración (1886-1899): Modernidad, historiografía y patrimonio. Una primera aproximación” ( En: AA.VV. Textos 22: Modernidades divergentes. Bogotá: Instituto de Investigaciones Estéticas – Doctorado en Arte, Universidad Nacional de Colombia, 2010); "Fallas de origen: El Museo de la Escuela de Bellas Artes y los orígenes del canon historiográfico sobre el período de consolidación del Academicismo en Colombia" (En: AA.VV. Miguel Díaz Vargas: Una modernidad invisible. Bogotá: Alcaldía Mayor, 2008) y “Apuntes para una biblioteca imaginaria: Valor patrimonial y situación legal de las bibliotecas de Bernardo Mendel y Nicolás Gómez Dávila” (En: Revista Interamericana de Bibliotecología, 2007), entre otros.
Con el Taller Historia Crítica del Arte desarrolló la investigación "Cartografías Colombia", un inventario descriptivo de 92 archivos de arte contemporáneo auspiciado por el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (España), reseñista del proyecto "Documents 20th Century Latin American and Latino Art" (Museum of Fine Arts, Houston - Universidad de Los Andes, Bogotá) y hace parte del proyecto "Militancias artísticas y compromisos de la estética en Colombia: La obra del Taller 4 Rojo y las alternativas políticas de la plástica en la década del 70".
++++++
-
Continuará ...
++++++
.
Actualizó: NTC … / gra . Julio 18, 2010, 8:50 AM // Jul. 19, 2010, 1:37 PM
-----
.

2 comentarios:

Mareña dijo...

Para el profesor Carlos Vidales, mi sincero agradecimiento, una venia profunda: me quito el sombrero.

Al Sr. Abad, quiero señalarle que hay mucha similitud entre la pluma del estilógrafo y la hoja de la lanza.

María Eugenia Domínguez M.

Clemencia Castillo L. dijo...

ABAD FACIOLINCE SE RETRACTA DE SU LIGEREZA AL ESCRIBIR. PIDE PERDON Y CARLOS VIDALES TAMBIEN SE ENREDA Y PIDE DISCULPAS... TODO UN CIRCO!!!
La verdad es que Abad Faciolince actuó con ligereza y con desconocimiento, como el mismo lo reconoce en su NUEVO ARTÍCULO para retractarse sobre la torpe afirmación que hizo refiriendose a los grandes escritores Arciniegas y Uribe White.
Afirmar irresponsablemente que estos dos valores de las letras colombianas son mediocres es una proyección sicológica de la propia mediocridad de Hector Abad para escribir, como el mismo lo reconoció públicamente en una entrevista en El Tiempo, cuando salió a la luz su segunda novela, llena de pobreza literaria, con errores de sintaxis, cacofonías, lugares comunes, ausencia de arte, etc.
(...) El retractarse no es un acto de valentía sino de temor a ser rechazado por los lectores; la única salida PARA QUEDAR BIEN... ¡Que cosas! ¡Qué circo!. Se escribe a la ligera, se maltrata la honra de gente valiosa y como si nada... Eso es para demandarlos... Piden perdón como lo hicieron otros LOCOS en su momento.
Hay que tener mucho cuidado con estos seudo escritores que no leen ni investigan y escriben barbaridades para llenar cuartillas, y que por la publicidad que han tenido, se creen escritores de verdad y "despotrican" de los verdaderos valores de las letras colombianas. UN RATON MEDIOCRE RECTIFICANDOSE (OTRA VEZ) SOBRE UNA EMBARRADA COMETIDA... LO ESCRITO... ESCRITO QUEDA.. SEÑOR ABAD